Publicado el Lunes 28 de Enero - 2013

1733531LA CRONICA DE LEON

Son del Cordel llenó hasta la bandera en la presentación de ‘Cantos rodados’

F. Fernández / León
No le podía pedir más elgrupo leonés Son del Cordel a la presentaciónque el pasado sábado realizó en el Auditorio Ciudad de León de su último trabajo, ‘Cantos rodados’, un libro disco muy cuidado.Estaba el auditorio lleno hasta la bandera, los espectadores ‘se entregaron’ al grupo y lució en aquel escenario la cuidada presentación que habían preparado muy acorde con la idea que venían defendiendo los integrantes del grupo: “No queremos que la música tradicional de esta tierra se mantenga como un fósil anacrónico ni como una recreación histórica. La música debe evolucionar, como ha hecho siempre, lo que ahora es tradición antes fue novedad, pero pretendemos que en este siglo XXI nuestras interpretaciones sigan sonando a música leonesa”.
Lo que presentaban era más que un disco, era fundamentalmente un libro, ya que, señalaba Manuel San Mateo, uno de los miembros de Son del Cordel, “hoy es tan fácil bajar de Internet la música, hacerse con ella, que queríamos ofrecer a los leoneses y a aquellos a los que les gusta nuestro trabajo algo que sea bello en sí mismo, que no se pueda copiar. Por eso, hemos tratado de cuidar mucho detalles como la maquetación, la apariencia externa, el tacto, con grabados antiguos y textos que realmente son relatos cortos, casi cuentos, basados en el eje central de nuestro trabajo, la música popular leonesa”.
En estos textos del libro podemos descubrir otra de las facetas del citado integrante del grupo, Manuel San Mateo, uno de los históricos de Son del Cordel. “Es cierto que escribir —después de leer y la música— es una de mis grandes aficiones y le he querido dan rienda suelta en este libro”.
El título del trabajo, ‘Cantos rodados’, tiene también mucha relación con el libro que el sábado presentaban en el recital. “Todos los textos están relacionados con los cantos rodados, una expresión que va más allá de lo que todos entendemos a bote pronto, los que podemos ver en lugares como nuestra Plaza del Grano, también se refiere a esas canciones que ruedan en el tiempo y en el espacio y a los que se le van añadiendo las experiencias y ‘saberes’ de cada época, de cada generación. Entronca con lo que señalábamos de que la música tradicional es fruto de la acumulación de vidas hechas música, por eso es perfectamente lógico hablar de música tradicional del siglo XXI, que es lo que quiere ser este último trabajo”.